La Comuna Vive: Documentos sobre la Comuna de París. Tercera parte

Actualizado: mar 18

La Comuna de París fue el primer movimiento insurreccional del proletariado que de duró desde el 18 de marzo al 28 de mayo de 1871. Logró gobernar brevemente la ciudad de París, instaurando el proyecto político de una sociedad de orden socialista.

Procedemos a dejar la tercera parte de los documentos reales de la Comuna de París, en un orden lineal de tiempo. Los mismos fueron traducidos al español en la colección de los documentos La Commune Vive.


1871-04-19 Declaración al pueblo francés. Comuna de París.


Declaración al pueblo francés

En el conflicto doloroso y terrible que impone a París una vez más los horrores del sitio y del bombardeo, que derrama la sangre francesa, que mata a nuestros hermanos, nuestras mujeres, nuestros niños, aplastados bajo los obuses y la metralla, es necesario que la opinión pública no esté dividida, que la conciencia nacional no se enturbie.

Es preciso que París y el País entero sepan cuál es la naturaleza, la razón, el objetivo de la Revolución que está desarrollándose; en fin, es preciso que la responsabilidad de las aflicciones, los sufrimientos y las desgracias de las que somos víctimas recaiga sobre los que, tras haber traicionado a Francia y librado París al extranjero, persiguen con una ciega y cruel obstinación la ruina de la Capital, a fin de enterrar, en el desastre de la República y de la Libertad, el doble testimonio de su traición y de su crimen.


La Comuna tiene el deber de afirmar y de determinar las aspiraciones y los deseos de la población de París; de precisar el carácter del movimiento del 18 de Marzo, incomprendido, desconocido y calumniado por los hombres políticos que residen en Versalles.


Otra vez más, París trabaja y sufre por toda Francia, para la que organiza, mediante sus combates y sacrificios, la regeneración intelectual, moral, administrativa y económica, la gloria y la prosperidad.


¿Qué reclama?

El reconocimiento y la consolidación de la República, la única forma de gobierno compatible con los derechos del Pueblo y el desarrollo regular y libre de la sociedad.

La autonomía absoluta de la Comuna extendida a todas las localidades de Francia, asegurando a a cada una de ellas la integridad de todos sus derechos, y a todo francés el pleno ejercicio de sus facultades y de sus aptitudes, como hombre, ciudadano y trabajador.

La autonomía de la Comuna no tendrá más límites que el derecho a la autonomía igual para todas las otras comunas adherentes al contrato, cuya asociación debe asegurar la Unidad francesa.

Los derechos de la Comuna son:

El voto del presupuesto comunal, ingresos y gastos; la fijación y reparto de los impuestos; la dirección de los servicios locales; la organización de su magistratura, de la policía interior y de la enseñanza; la administración de los bienes que pertenecen a la Comuna.


Escoger por elección o concurso, con la responsabilidad y el derecho permanente de control y revocación, a los magistrados y funcionarios comunales de cualquier tipo.


La garantía absoluta de libertad individual, de libertad de ciencia y libertad de trabajo.


La intervención permanente de los ciudadanos en los asuntos comunales mediante la libre manifestación de sus ideas, la libre defensa de sus intereses: estas manifestaciones garantizadas por la Comuna, la única encargada de supervisar y asegurar el libre y justo ejercicio del derecho de reunión y de publicidad.

La organización de la defensa urbana y de la Guardia Nacional, que elige a sus jefes y es la única que vela por el mantenimiento del orden en la Ciudad.

París no quiere nada más a título de garantías locales, a condición, bien entendido, de encontrar en la gran administración central, delegación de las comunas federadas, la realización y la práctica de los mismos principios.

Pero aprovechando su autonomía y su libertad de acción, París se reserva el derecho a realizar, como crea oportuno, las reformas administrativas y económicas que reclama su población; a crear sus propias instituciones para desarrollar y proteger la enseñanza, la producción, el cambio y el crédito; a universalizar el poder y la propiedad, siguiendo las necesidades del momento, el deseo de los interesados y los datos ofrecidos por la experiencia.

Nuestros enemigos se equivocan o equivocan al país cuando acusan a París de perseguir la destrucción de la Unidad francesa constituida por la Revolución con la aclamación de nuestros padres, que acudieron a la fiesta de la Federación desde todos los puntos de la vieja Francia.

La unidad, tal y como nos ha sido impuesta hasta el día de hoy por el Imperio, la monarquía y el parlamentarismo, no es más que la centralización despótica, falta de inteligencia, arbitraria y onerosa.


La unidad política, tal como la quiere París, es la asociación voluntaria de todas las iniciativas locales, el concurso espontáneo y libre de todas las energías individuales hacia un objetivo común, el bienestar y la seguridad de todos.

La Revolución comunal, iniciada por la iniciativa popular del 18 de Marzo, inaugura una era de política experimental, positiva, científica.

Es el fin del viejo mundo gubernamental y clerical, del militarismo, del funcionarismo, de la explotación, de la especulación, de los monopolios, de los privilegios a los que el proletariado debe su servidumbre y la Patria sus desgracias y sus desastres.

¡Que esta querida y gran Patria, engañada por las mentiras y las calumnias, se tranquilice, pues!

La lucha entablada entre París y Versalles es de las que no pueden terminarse con compromisos ilusorios; el final no puede ser dudoso. La victoria, perseguida con una indomable energía por la Guardia Nacional, será para la idea y el derecho.

Por ello convocamos a Francia.

Advertido que París en armas posee tanta calma como bravura; que sostiene el orden con tanta energía como entusiasmo; que se sacrifica con tanta razón como heroísmo; que se ha armado sólo por abnegación para la libertad y la gloria de todos ¡que Francia haga cesar este sangriento conflicto!

Francia debe desarmar a Versalles con la manifestación solemne de su irresistible voluntad.

Llamada a beneficiarse de nuestras conquistas ¡que se declare solidaria de nuestros esfuerzos! ¡que sea nuestra aliada en este combate que no puede acabar más que con el triunfo de la idea comunal o la ruina de París!

En cuanto a nosotros, ciudadanos de París, tenemos la misión de llevar a cabo la Revolución moderna, la más amplia y más fecunda de todas las que han iluminado la historia.

¡Tenemos el deber de luchar y vencer!

19 de abril de 1871.


La Comuna de París


1871-04-27 Prohibición sistema multas a los salarios. Comuna de París.

LA COMISIÓN EJECUTIVA,

Considerando que ciertas administraciones han puesto en fun-cionamiento el sistema de multas o retenciones sobre los sueldos y salarios;

Que estas multas son infligidas a menudo bajo los más fútiles pretextos y constituyen una pérdida real para el empleado y el obrero;

Que, en derecho, nada autotoriza estas deducciones arbitrarias y vejatorias;

Que, de hecho, las multas camuflan una disminución del salario en beneficio de los que las imponen;

Que ninguna justicia regular preside este tipo de sanciones, tan inmorales en el fondo como en la forma;

A propuesta de la Comisión del trabajo, de la industria y del cambio,

RESUELVO:


ARTÍCULO PRIMERO. Ninguna administración privada o pública podrá imponer multas o des-cuentos a los empleados o a los obreros, cuyos sueldos, pactados de antemano, deben ser íntegramente pagados.

Art. 2. Toda infracción a esta disposición será sometida a los tribunales.


Art. 3. Todas las multas y descuentos infligidos desde el 18 de Marzo, bajo pretexto de sanción, serán restituidos a los que tengan derecho en el plazo de 15 días, a partir de la promulgación del presente decreto.

París, 27 de abril de 1871.

La Comisión ejecutiva:


Jules ANDRIEU, CLAUSERET, Léo FRANKEL, Pascal GROUSSET, JOURDE, PROTOT, VAILLANT, VIARD


1871-04-28 Suministros gratuitos para los alumnos de las escuelas comunales. Comuna de París.

Alcaldía del 3er distrito

Suministros gratuitos para los alumnos de las escuelas comunales


Informamos a los padres de los alumnos que frecuentan nuestras escuelas

de que en adelante todos los suministros necesarios para la instrucción

serán entregados gratuitamente por los maestros, quienes los recibirán de la Alcaldía.

Los maestros no podrán cobrar los su-ministros a los alumnos bajo ningún pretexto.

Paris, 28 de abril de 1871.


Los miembros de la Comuna

ANT. ARNAUD,

DEMAY,

DUPONT,

PINDY.


1871-05-00 Casa de los huérfanos. Comuna de París.

ALCALDÍA DEL 3ER DISTRITO

CASA DE LOS HUÉRFANOS DE LA COMUNA DEL DISTRITO

CIUDADANOS,

Desde el 4 de septiembre, existía en nuestro distrito una clase de desheredados recogidos un poco por todos lados por personas caritativas pero que, por falta de medios y de libertad de acción, no podían darles el bienestar que es debido en su desafortunada situación.

Nos referimos a los huérfanos que se encuentran en la calle del Parc-Royal, 10, cuyo cuidado ha queda-do en manos de la buena voluntad y el patriotismo de los habitantes del 3er Distrito, que han suplido hasta el día de hoy la incuria de la Administración.

Estos niños han estado durante ocho meses en un local poco apropiado para sus necesidades, privados de lo necesario y de los cuidados que se encuentran en una familia.

¡Pues bien! nosotros, Ciudadanos y Ciudadanas, nosotros, "esos bandidos, esos saqueadores", como nos llama la gente de Versalles, en el momento en que hemos entrado en funciones, nos hemos preocupado de la situación de estos huérfanos.

Las religiosas que tenían una escuela en la calle Vieille-du-Temple, 108, huyeron ante la Comuna, por lo que nos hemos adueñado del local que ocupaban, y lo hemos adaptado inmediatamente a su nuevo destino. Anteayer, llevamos cuarenta y siete chicos y chicas a este lugar, donde se les prodigará buenos cuidados, y al mismo tiempo se les dará una educación moral y libre por profesores independientes del establecimiento.


Vosotros, como nosotros, sabéis que la instrucción es incompatible con la administración interior de un orfelinato.

Preocupar a los profesores con cuestiones de cocina y de los cuidados a dar a los niños es rebajar el papel sublime de la educación.


Nosotros, además, no queremos que estos niños se queden aislados del resto de la sociedad, y les daremos compañeros que vendrán como externos a recibir la misma educación que ellos en las mismas clases.

Ciudadanos guardias nacionales, que estáis llamados a la defensa de nuestras libertades, no temáis por el porvenir de vuestros hijos: si caéis, la Comuna los adoptará y nosotros los criaremos en el recuerdo del coraje de sus padres y en el odio de la opresión.

Ciudadanos que habéis recurrido a la asistencia comunal, ganaos la ayuda que os hemos brindado con el trabajo que hagáis para el mantenimiento de nuestros huérfanos.

Y todos vosotros, comerciantes y obreros, participad con nosotros en esta buena obra, que consiste en reemplazar un establecimiento donde florecía la enseñanza clerical ¡por nuestra Casa de los Huérfanos de la Comuna!


Los Miembros de la Comuna,


Ant. ARNAUD, DEMAY, Clovis DUPONT, PINDY.


Los Miembros de la Comuna del 3er distrito


RESUELVEN:

Designar a los ciudadanos BIBAL, Presidente de la Comisión de las escuelas del 3er distrito;

DUBARD,

DEDIOT padre,

Léon JACOB, Secretario general, como Miembros de la Administración del orfanato comunal, bajo la presidencia de los Miembros de la Comuna del 3er distrito.

Ant. ARNAUD,

DEMAY,

Clovis DUPONT,

PINDY


1871-05-02 Requisa viviendas desocupadas. Comuna de París.


IVº DISTRITO


RESOLUCIÓN CONCERNIENTE A LOS PROPIETARIOS, PRINCIPALES INGUILINOS Y PORTEROS


Visto el decreto de la Comuna, de fecha 25 de abril de 187, sobre:


Art. 1º -- Se requisan todas las viviendas desocupadas.

El propietario, el inquilino principal o el portero de cada finca del IVº Distrito deberá hacer un informe de las viviendas y pisos abandonados por los inquilinos o vacíos, y enviar este informe del 2 al 5 de mayo de 1871, a la Alcaldía del IVº Distrito, a la oficina de la Comisión comunal.


Recordamos a los interesados que son responsables de sus declaraciones y que, de no obedecer la presente Resolución, serán sujetos de las penas previstas por las leyes.

Hecho en la Alcaldía del IVº Distrito, el 2 de mayo de 1871.

Los miembros de la Comuna elegidos por el IVº Distrito.

AMOUROUX, ARTHUR, ARNOUD, ADOLPHE CLÉMENCE, GÉRARDIN, LEFRANÇAIS.


1871-05-05 Elección del Comité Central de la Guardia Nacional. Comuna de París.


FEDERACIÓN DE LA GUARDIA NACIONAL

Los Delegados de compañía componen el Círculo de batallón. Los Delegados de compañías o miembros de Círculos de batallones nombran a los Delegados de batallón que componen el consejo de legión.


El Consejo de legión, a su vez, nombra tres miembros (en cada distrito) que componen el Comité central.

El Consejo de legión está abierto por derecho a los jefes de batallones. El Consejo de legión así formado nombra al jefe de legión.


Es por tanto equivocado lo que se dice que el jefe de legión no era nombrado por los jefes de batallones. Los Estatutos de la Federación son formales en este punto y cualquier otra interpretación es un intento de división.

París, 5 de mayo de 1871

UN GRUPO DE GUARDIAS NACIONALES, GUARDIANES DE LOS DERECHOS DE LA FEDERACIÓN.


1871-05-06 Manifiesto de la Unión de Mujeres. Comuna de París. Cartel


MANIFIESTO

DEL COMITÉ CENTRAL DE LA UNIÓN DE MUJERES PARA LA DEFENSA DE PARÍS Y LOS CUIDADOS A LOS HERIDOS

En nombre de la Revolución social que aclamamos, en nombre de la reivindicación de los derechos del trabajo, de la igualdad y de la justicia, la Unión de las Mujeres para la defensa de París y los cuidados a los heridos protesta con todas sus fuerzas contra la indigna proclama a las ciudadanas, aparecida y pegada como cartel ayer, proveniente de un grupo anónimo de reaccionarias.

La citada proclama sostiene que las mujeres de París llaman a la generosidad de Versalles y piden la paz a cualquier precio…

¡La generosidad de los cobardes asesinos!

¡Una conciliación entre la libertad y el despotismo, entre el Pueblo y sus verdugos!

¡No, no es la paz, sino la guerra a ultranza lo que las trabajadoras de París están reclamando!


¡Hoy, una conciliación sería una traición! ... Sería renegar de todas las aspiraciones obreras que aclaman la renovación social absoluta, la destrucción de todas las relaciones jurídicas y sociales existentes actualmente, la supresión de todos los privilegios, de todas las explotaciones, la substitución del reino del capital por el del trabajo, en una palabra, ¡la emancipación del trabajador por sí mismo!…


Seis meses de sufrimientos y de traición durante el sitio, seis semanas de lucha gigantesca contra los explotadores coaligados, ríos de sangre derramada por la causa de la libertad ¡son nuestras credenciales de gloria y de venganza!…

La lucha actual no puede tener más resultado que el triunfo de la causa popular... París no retrocederá porque porta la bandera del porvenir. La hora suprema ha llegado... ¡paso a los trabajadores, fuera sus verdugos!…

¡Actos! ¡Energía!


¡El árbol de la libertad crece regado por la sangre de sus enemigos!…

Todas unidas y resueltas, curtidas y esclarecidas por los sufrimientos que las crisis sociales arrastran siempre con ellas, profundamente convencidas de que la Comuna, representante de los principios internacionales y revolucionarios de los pueblos, lleva en ella los gérmenes de la revolución social, las Mujeres de París probarán a Francia y al mundo que ellas también sabrán, en el momento del peligro supremo - en las barricadas, en las murallas de París, si la reacción forzara las puertas- dar como sus hermanos su sangre y su vida ¡por la defensa y el triunfo de la Comuna, es decir, del Pueblo!

Entonces, victoriosos, en condiciones de unirse y entenderse en base a sus intereses comunes, trabajadores y trabajadoras, todos solidarios, con un último esfuerzo ¡aniquilarán para siempre todo vestigio de explotación y de explotadores!


¡VIVA LA REPÚBLICA SOCIAL Y UNIVERSAL!


¡VIVA EL TRABAJO!


¡VIVA LA COMUNA!

La Comisión ejecutiva del Comité central,

París, 6 de mayo de 1871


LE MEL

JACQUIER,

LEFEVRE,

LELOUP,

DMITRIEFF.


1871-05-07 Convocatoria obreros joyería. Comuna de París.


CONVOCATORIA GENERAL

A TODOS LOS OBREROS DE LA JOYERÍA


En el momento en que el Socialismo se afirma con un vigor desconocido hasta ahora, es imposible que nosotros, Obreros de una profesión que ha sufrido en el más alto grado la influencia inmoral del capital y de la explotación, quedemos impasibles al movimiento de emancipación que se difunde bajo un gobierno verdadera y sinceramente liberal.


Por esa razón, hacemos un llamado general a todos los Obreros del Gremio, para examinar juntos la situación que podría planteársenos tras la crisis actual, y tomar todas las medidas necesarias para facilitar la vuelta al trabajo por todos los medios posibles.


Es el deber de todos nosotros prever y combatir los obstáculos que la explotación pueda levantar ante nuestros más preciados intereses, buscando desacreditar una organización futura.

¡Agrupémonos! ¡Escuchémonos! ¡Hagamos todos los esfuerzos para que tras la lucha el trabajo no nos falte.


Los miembros de la Comisión de organización del trabajo,

DURAND, ALBOUZE,MIZERET, PAYEUR, GUINEBERTEAUX, PAUL HIJO, MARIELLE, BIBE, BARGUERON, BEICHLAAR, LAMARE, DEMARQ, GIRAD, CHAMPY.


Reunión de los joyeros, domingo 7 de mayo, a las 2 horas, sala Larcher, calle del Temple, 79.


1871-05-09 Almacenes comunales. Comuna de París.


CASA COMUNAL DEL XIV DISTRITO


AVISO IMPORTANTE


Los Miembros de la Comuna que representan al XIVº Distrito, informan a sus Conciudadanos de que a partir del 10 de Mayo se abren, en las direcciones señaladas abajo, cuatro Almacenes afectados a la venta de diversos productos alimenticios. Esta medida tiene por objeto impedir radicalmente la especulación y que se repitan los abusos escandalosos que aquélla produjo en la época del sitio, al crear un alza ficticia [ de los precios] en todos los productos de consumo.

Direcciones de los almacenes:

Calle de Vanves, 45. Calle Brézin, 39. Calle Vandamme, 23. Calle de la Tombe-Issoire, 82

París, 9 de Mayo de 1871

El Delegado: POUGET.

Los Miembros de la Comuna: BILLIORAY, MARTELET, DESCAMPS


1871-05-18 Llamamiento a las obreras. Comuna de París.


Llamamiento a las obreras


El Comité central de la Unión de mujeres para la defensa de Paris y los cuidados a los heridos ha sido encargado, por la Comisión del trabajo y del intercambio, de la organización del trabajo de las mujeres de París, y de la constitución de las Cámaras sindicales y federales de las trabajadoras.


En consecuencia, invita a todas las obreras a reunirse, hoy jueves 18 de mayo, en la Bolsa, a las 7 de la tarde, a fin de nombrar delegadas de cada gremio para constituir las Cámaras sindicales que, a su vez, enviarán dos delegadas cada una para la formación de la Cámara federal de las trabajadoras.


Para cualquier información, dirigirse a los Comités de la Unión de mujeres, constituidos y funcionando en todos los distritos.

Sede del Comité central de la Unión: calle Faubourg Saint Martin, en la alcaldía del distrito X.


París, 18 de mayo de 1871

La Comisión ejecutiva del Comité central


Nathalie LE MEL, Aline JAQUIER, LELOUP, Blanche LEFEVRE, COLLIN, JARRY,

Elisabeth DIMITRIEFF

49 vistas0 comentarios
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now